Entrenamiento Funcional. Qué es y beneficios.

El entrenamiento funcional lo podemos resumir en esencial para tu vida cotidiana.

En las clases buscamos crear una rutina de ejercicios que sea útil para el desarrollo de nuestro día a día, facilitándonos tareas tan básicas como entrar al coche, levantarnos de la silla, agacharnos a recoger un juguete, coger una caja y subirla a una estantería…

En Fisiovie Mujer nos basamos en el trabajo de cadenas musculares con ejercicios cortos, sencillos y de intensidad adaptable a cada alumn@ para así lograr un beneficio total activando varios grupos musculares.

Las características que tiene para nosotros este tipo de entrenamientos es que sean:

  1. Útiles.
  2. Adaptas la intensidad.
  3. Reflejen actividades de la vida cotidiana. Sentarse y levantarse con una sentadilla, subir y bajar escaleras con un trabajo en el cajón, subir una caja del suelo a un altillo con una cargada o colocar una caja en una estantería con un dos tiempos o yerk.
  4. Trabajemos el cuerpo de una forma global. En vez de trabajar cuádriceps en un “leg extensión”, realizamos una sentadilla fortaleciendo isquiotibiales, core, erector espinal, glúteo… además del cuádriceps.

Nos vienen much@s alumn@s diciendo que ya habían hecho entrenamiento funcional, que saben la técnica, pero luego resulta que no han hecho nunca este tipo de ejercicios. Entonces… ¿cómo sé si estoy haciendo un entrenamiento funcional?

Tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  1. Utilizamos peso: mancuernas, barras, kettlebells, propio peso corporal, TRX…
  2. Trabajo de musculatura estabilizadora en todo momento. No estás sentado y levantas peso sin más, ya que al sentarte “bloqueas” a tus estabilizadores (abdomen, zona lumbar…) si no que trabajas de pie casi todo el rato con ejercicios que requieren un control por parte de tu core.
  3. Ejercicios globales no analíticos. No trabajamos sólo el pectoral, realizas ejercicios de empuje incluyendo toda la cadena anterior, la musculatura estabilizadora…

En resumen, con el entrenamiento funcional trabajamos resistencia, movilidad, equilibrio y fuerza a través de ejercicios globales utilizando peso y adaptándolos a cada persona.

Este tipo de clases nos ofrecen un montón de beneficios:

  1. Aumenta la salud y el bienestar en general.
  2. Aumento de la autoestima. “Mens sana in corpore sano” Al entrenar segregas endorfinas, la hormona de la felicidad. Además, que según pasan las clases nos vamos viendo y encontrando mejor, lo que también ayuda a nuestra autoestima.
  3. Aumento de la fuerza global. Como trabajamos por cadenas musculares y no por músculos aislados, nuestro entrenamiento se vuelve más eficiente.
  4. Incremento notable de la movilidad y agilidad.
  5. Mejora de la postura corporal. Al trabajar siempre la musculatura estabilizadora logramos que nuestra postura día a día vaya mejorando a medida que ganamos más fuerza y control.
  6. Reducción de los dolores de espalda. Juntando los tres beneficios anteriores vamos notando que van disminuyendo todos los dolores que solíamos tener por falta de entrenamiento, debilidad o desequilibrio muscular.
  7. Si eres deportista, el entrenamiento funcional puede ayudarte a trabajar de una forma más completa, eliminando posibles descompensaciones musculares derivadas de tu práctica deportiva.

Artículo redactado por:

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
  • No hay productos en el carrito.