Cómo hacer tus sueños realidad.

Año nuevo, vida nueva… Ahora que comienza un año nuevo todos hacemos una lista de propósitos, esos aspectos que son importantes para nosotros y que queremos mejorar; pero ¿Cómo puedo hacer que esos propósitos no sigan estando año tras año?

1.Ten claro el PARA QUE quieres conseguir ese objetivo o propósito.

Es decir, el motivo para el que quieres cuidar tu alimentación, y sin duda que sea un motivo suficientemente importante para ti, ya que ese motivo es el que tienes que tener presente y será lo que te mantendrá en el camino, aunque estés en uno de los momentos más difíciles; tal y como se muestra en la imagen:

2. Márcate objetivos más pequeños que te acerquen a tu propósito.

Para alcanzar nuestro propósito seguramente tengamos que cambiar diferentes aspectos que nos acerquen a alcanzarle. Te pongo diferentes ejemplos para que lo puedas entender mejor:

  • Si mi objetivo es mejorar mi alimentación y tengo claro que lo hago PARA poder jugar con mis hijos sin fatigarme, o para poder dar lo mejor de mí misma en mi trabajo. Uno de los aspectos es comer más fruta o comer más despacio ó mejorar mi planificación (dependiendo de cada persona).
  • Si mi objetivo es mejorar mi inglés y tengo claro que lo hago PARA poder vivir y trabajar en el extranjero ó para conseguir un título certificado. Uno de los aspectos es mejorar mi pronunciación o ampliar mi vocabulario.

3. Haz que tus objetivos pequeños sigan la distribución SMART.

Es decir, concreta aún más ese objetivo de comer más fruta, siguiendo las siglas, SMART:

  • S: Especifico, mi objetivo es comer más fruta, para ello voy a tomar una de ellas en el desayuno, en el trabajo y después de cenar; y esas frutas serán mandarinas, plátanos, peras y manzanas que son las que más me gustan.
  • M: Medible, Mi objetivo es comer más fruta, voy a tomar 3 piezas de fruta al día; y para medirlo y ver cómo me acerco a mi objetivo, voy a apuntar los días que sí que consigo comer 3 piezas de fruta.
  • A: Alcanzable, Valorando mi situación y mi día a día considero, que, sí que es alcanzable que consuma 3 piezas de fruta al día, ya que voy a comer una en el desayuno y para ello la voy a dejar partida, otra me la voy a llevar al trabajo y la última me la comeré después de cenar; así que sí considero que es algo que puedo alcanzar y hacer real.
  • R: Relevante, se trata de un objetivo relevante e importante para que yo alcance mi propósito de mejorar mi alimentación ya que los beneficios que voy a conseguir van a ser cumplir la frecuencia de consumo recomendada y estar más saciada para llegar a las comidas con un hambre no tan alto, controlando mejor las cantidades que como.
  • T: Temporal, para crear cierta urgencia se tiene que marcar un tiempo en el que yo voy a conseguir ese objetivo, es decir mi objetivo es empezar a comer 3 piezas de fruta desde mañana y voy a apuntar como voy consiguiendo ese objetivo, para observar si lo voy alcanzando y si necesito modificar algo de la estrategia.

En resumen, mi objetivo SMART seria: a partir de mañana voy a comer 3 piezas de frutas (mandarinas, plátanos, peras y manzanas) en el desayuno (al dejarla partida), en el trabajo y después de cenar; y para comprobar que alcanzo este objetivo relevante para mí, voy a medir y anotar los días que he conseguido tomar 3 piezas de frutas.

4.Marca una estrategia para conseguir ese objetivo SMART.

Esa estrategia va a ser diferente para cada persona en función de cómo sea su día a día y para ello se van a marcar estrategias concretas que le facilite el consumo de fruta, como podría ser:

  • Partir la fruta para tenerla accesible en el desayuno; y para ello la voy a partir nada más comprarla el lunes por la tarde y los miércoles.
  • Dejar 3 o 4 piezas de fruta en el frigorífico del office del trabajo.
  • En la cena a la hora de poner la mesa, pondré encima mi pieza de fruta.
  • Además, tengo una estrategia para acordarme de hacer estas pequeñas acciones ya sea con un post-it o alarmas, teniéndolo a la vista y presente para ser constantes.

5.Acude a un profesional que te ayude.

Si por ti misma te cuesta marcar esos objetivos, estrategias, valorar esas dificultades y solventarlas para seguir avanzando en el proceso que te lleve a hacer realidad tu propósito ó sueño.

Siempre puedes acudir a un profesional que valore en que situaciones estas y que aspectos son necesarios trabajar, marcando diferentes objetivos y estrategias específicas para cada objetivo en función de tus circunstancias.

En este caso si tu objetivo tiene relación con la alimentación, lo más apropiado seria acudir a un dietista-nutricionista colegiado, especializado en educación alimentaria o en otros ámbitos de la alimentación que quieras mejorar como nutrición deportiva, nutrición en el embarazo, alimentación vegana ó vegetariana…

6.Por último, pero no menos importante, disfruta del camino y del proceso.

Es importante en todo este camino, tener claro el PARA que quieres mejorar tu alimentación, pero sin obsesionarnos con ese motivo ya que nos puede originar mucha presión y estrés; lo cual nos dificultaría el alcanzar los objetivos SMART al no llevar a cabo las acciones diseñadas.

Por ello no pierdas de vista tu objetivo, pero da importancia a lo que es realmente importante que son esas estrategias concretas que tu misma has diseñado para alcanzar los pequeños objetivos que te acercaran a mejorar tu alimentación.

Disfruta del camino, observa todos los cambios que vas haciendo y con que dificultades te vas encontrando para poder solventarlas; hasta que poco a poco, al marcarte una serie de objetivos con sus correspondientes estrategias; consigas alcanzar tu propósito, haciendo realidad tu sueño.

Artículo redactado por:

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito
  • No hay productos en el carrito.